Críticas

Espejos de la realidad

B

David Ilundain. España, 2015.

Cartel de la película BUna sala, unos cuantos actores y un torrente de palabras estructurado como un diálogo. En este caso, un interrogatorio. No hace falta más, solo que el verbo fluya a través de unos actores cuyo mimetismo interpretativo es para, por lo menos, quitarse el sombrero, para que las deducciones, verdades y revelaciones queden patentes frente al espectador. Nuevamente ‘el emperador estaba desnudo’ y esta película lo demuestra despojada de juegos y artificios, cargada con el peso de la actualidad y de la realidad, aunque sea en parte, de un país determinado.

El descubrimiento de unos papeles que supuestamente contenían una segunda contabilidad hizo que el tesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas, ingresara en la cárcel, con el consiguiente escándalo político, social y mediático que acarreó. Dieciocho días después de su entrada en prisión, Bárcenas decide cambiar su testimonio. Un quince de julio de dos mil trece es trasladado para declarar en la Audiencia Nacional. B reproduce lo que pasó aquel día.

Fotograma de B, la películaEl filme de Ilundain se construye sobre dos piezas fundamentales: la declaración literal del extesorero aquel día frente al juez Ruz y la obra de teatro que adaptó Jordi Casanovas, Ruz-Bárcenas, sobre este mismo tema. De ahí que la película se vista de parquedad y teatralidad soportada por sus actores principales: Pedro Casablanc y Manolo Civera. Aunque la verdadera protagonista sea la palabra, sustentadora y sustancia de la propia cinta, así como dadora de luz, capaz de desvelar unos cuantos secretos al espectador. Hay momentos en que el método socrático queda más que probado a lo largo del metraje.

La austeridad de la historia, más que evidente y mencionada, lleva a ‘encerrar’ en una sala de interrogatorios, lo que viene siendo una parca habitación, algo más que los pecados de un hombre o un partido político, porque esta no deja de ser el artificio de una gran metáfora de cómo está cimentado todo el edificio donde habitamos, ya sea este la nación, el estado, el mundo, la economía o la política.

Imagen de B, la películaConstruir esta ficción, de estos modos y maneras, hace que el contenido de la misma golpee y conmocione con más fuerza a todo aquel que se atreva a mirar. Es verdad que el poder del audiovisual es innegable, pero el hecho de que el espectador se siente a contemplar, olvidando por un momento opiniones y torrentes informativos, hace que el vigor del choque impacte, y bien.

Chirría un poco su epílogo, por sugerir conclusiones y caminos, algo que pertenece al ámbito de cada uno. Pero este no afecta sustancialmente al conjunto y su fuerza cinematográfica queda intacta.

B es una rara avis dentro del panorama cinematográfico español, no sólo por su temática judicial, si no por tratar un tema de plena actualidad. Si en Estados Unidos esta no dejaría de ser una cinta más con sus logros y errores, en España se sitúa dentro de las deliciosas excepciones, lanzando un guante a muchos cineastas y sugiriendo caminos posibles de obligado tránsito. Financiada a través de crowdfunding, sobre B no dejaron de planear los problemas, especialmente sobre su distribución, pese a los reconocimientos actorales y las críticas positivas hacia el filme.

B, al película sobre el caso BárcenasEl público lego en materia política española quizá se despiste entre tanto dato y nombre, y tal vez deba situarse previamente en la escena. Algo que tiene fácil solución a golpe de click.

Hay quien después del visionado de la obra de Ilundain verá el vaso medio lleno y otros vacío. Seguro que en nuestros pensamientos se agolparán improperios variados o comentaremos lo malos, malísimos que son algunos y trazaremos planes infalibles para que nada de lo visto y de lo que ocurre en el día a día se vuelva a repetir. Puede que solo unos pocos recojan esa interpelación al espectador tan propia del cine y hagan autocrítica. Quizá no pase nada…

Lo que es seguro es que B es una pieza fundamental para entender muchos aspectos del presente político que nos ha tocado vivir en España. Por supuesto es un cine de urgencia, necesario y valiente. Y por si esto no fuese suficiente, interesante y de calidad.

Trailer:

Ficha técnica:

B ,  España, 2015.

Dirección: David Ilundain
Guión: Jordi Casanovas, David Ilundain
Producción: Inicia Films
Fotografía: Ángel Amorós
Reparto: Pedro Casablanc, Manolo Solo, Pedro Civera, Eduardo Recabarren, Patxi Freytez, Celia Castro, Enric Benavent, Ramón Ibarra, Carlos Olalla, Sara Illán, Joaquín Climent

Alberto Pascual Pérez

 

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios