Entrevistas 

Aline Chukwuedo, directora del cortometraje Ella und Nell

Aline ChukwuedoDespués de realizar tres cortometrajes, entre 2006 y 2016, Aline Chukwuedo ha estrenado dentro de la sección Bright Future del Festival de Cine de Rotterdam su ópera prima, Ella und Nell. Aline Chukwuedo tiene una formación en literatura y filosofía que realizó entre 2002 y 2003 y, con posterioridad, cursó estudios de dirección en la Academia Alemana de cine y televisión.

Ella und Nell narra el fin de semana que deciden pasar en las montañas dos amigas que no se veían desde hacía tiempo. Las conversaciones iniciales de toma de contacto y puesta al día entre ambas empezarán a crear una atmósfera que se tensará cada vez más, lo que, unido al deambular de ambas a través de los parajes, cristalizará en una extraña expectativa de que algo puede suceder en cualquier momento.

Ella und Nell es un fantástico retrato sobre la decadencia de la amistad, tan sencillo en apariencia como complejo en sus entrañas, al haberse fabricado con la misma heterogeneidad que las relaciones humanas. La película habla desde cómo intervenimos en la fabricación de una imagen, y casi una identidad, que intentamos proyectar hacia el exterior, hasta el miedo a tratar los problemas que nos afectan, pasando por todo ello, a través del modo en que la distancia no hace más que crear una mayor distancia. En Ella und Nell, el silencio, más que generar incomodidad, define a cada una de ellas de un modo preciso. Dos maneras de ver la vida, la forma distante de una de ellas, más distendida, si se quiere, hasta más espiritual, que se verá enfrentada a lo terrenal.

La brecha de tiempo cambia nuestro modo de ver al otro, al prójimo, y este es el proceso resultante a partir del cual se inicia la película, lo que lleva a pensar también en la idea del refugio que buscamos en nosotros mismos, en lugar de intentar generar un nuevo acercamiento cuando media una brecha de tiempo que ha dividido la relación. Esto, quizás, también defina, a través de esa introspección, la condición humana.

Ella und Nell

 

EL ESPECTADOR IMAGINARIO ha entrevistado a la directora nacida en Berlín, Aline Chukwuedo, sobre su película Ella und Nell.

 

Raúl Liébana (RL): ¿Cómo surgió este proyecto? O tal vez, la pregunta correcta sería, ¿cuál es la razón por la que decidió hacer una película sobre un tema como la decadencia de la amistad?

Aline Chukwuedo (AC): Creo que el punto de partida fue cuando me di cuenta que una nueva clase de vergüenza se estaba instalando entre las relaciones de amistad, lo cual consideré, tenía una base bastante estable hasta entonces. Me di cuenta que, a cierta edad, algunas personas vivían cómodamente, de un modo aburguesado, debido a su herencia. Pero empezaron a esconderlo a otros, especialmente a aquellos que luchan por vivir con unos ingresos normales, pese a que tienen una gran educación académica. De repente, hubo vergüenza en un lado de esas relaciones, debido a estas posesiones y, por otro lado, a la incapacidad de ganarse la vida con un trabajo normal y por sus propios medios.

La brecha social ha alcanzado justo el corazón de mis amistades, y cuando comencé a investigar sobre este tema, descubrí el hecho de que en nuestra generación hay una voluntad de heredar la mayor cantidad posible de una generación a otra. Estaba interesada en esto y quería tratarlo de alguna manera.

RL: ¿Se siente influida por algún cineasta en particular?

AC: Por bastantes, pero debo decir primero que me gusta esa manera sutil de contar historias y quería experimentar cuán reducida y sutil podía llegar a ser capaz de hacerlo. Al principio, Jim Jarmusch y Gus Van Sant. Gerry (2002), de Gus Van Sant, nos alentó mucho, pero al final fue Old Joy, de Kelly Reichardt, la que nos dio el coraje de utilizar una trama tan sencilla para hacer este retrato.

RL: La película muestra el desarrollo de una relación entre dos mujeres que pasarán un fin de semana juntas en la montaña, sin embargo, sucede algo más entre ellas. Durante la escritura del guion ¿cómo se planteó el hecho de enfrentar estas dos personalidades tan opuestas entre sí, aparentemente? ¿Está inspirado en algún hecho o persona en concreto?

AC: Bueno, no, en realidad, queríamos a dos mujeres que tuvieran en la vida el mismo punto de partida con respecto a su educación. Tienen mucho en común. Ambas estudiaban en la misma Universidad, pero tomaron decisiones diferentes. Ambas están en el tramo central de sus vidas, pero impulsadas ​​por muchos temores y, quizás por ideas irreflexivas, sobre cómo debería ser su forma de vida. De alguna manera, ambas no se encuentran realmente satisfechas con sus vidas, pero no pueden hablar abiertamente al respecto. Ella esconde su propiedad y su ambición de escribir un libro, porque piensa que no es lo suficientemente buena. Y Nell esconde la pérdida de su vivienda y el hecho de que casi no tiene hogar. Ella finge que tendrá un trabajo, aunque no está convencida en absoluto. Están bastante perdidas en su estilo de vida, a pesar de que Nell parece tener más confianza en la naturaleza. Y como empiezan a fingir cosas, dejan que fluya y mienten, perdiendo la confianza la una en la otra. Este es para mí el verdadero drama.

RL: Nell parece más espiritual, Ella parece más terrenal, y una de las claves de la película es la estructura de montaña rusa emocional y física que adopta, porque cuando uno de ellos está de buen humor, la otra, no, y viceversa. Sin embargo, parece que el personaje de Nell es diferente, tiene un mayor humanismo. No es una película de buenos o malos; cada uno puede juzgar por sí mismo su comportamiento. Es muy interesante su trabajo, porque usted se limita a observarlo, no hay una influencia en la mirada del espectador, ¿cómo logró este equilibrio?

AC: Sí, para mí fue muy importante no hacer que todo fuera blanco o negro. Creo que puedes descubrir patrones viéndolo todo en su conjunto y no a partir de aspectos concretos. Por eso elegimos ser tan objetivos como pudiéramos. Por otro lado, decidí trabajar intensamente con las actrices. Tuvimos un tratamiento detallado y silencioso. Sobre esta base improvisé mucho con ellas. Estaba muy abierta a nuevas ideas y cosas que surgieran. Por ejemplo, el mendigo fue una coincidencia. Lo encontramos en la calle y decidimos inventar una escena con él. Una cosa que pedí en esta producción fue rodar cronológicamente y ese hecho nos dio mucho espacio para improvisar. Un parámetro importante era que la acción de cada personaje debía tener un motivo realista. Ambos personajes tuvieron que luchar por sus posiciones, por lo que hubo un buen filtro. Y, tan pronto como un personaje parece desaparecer, presenta algunas ideas nuevas, que tratamos de insertar en las escenas. No quisimos mejorar ningún modelo o arquetipo, pero tuvimos que resolver algunos aspectos sobre los personajes. Nell es el más necesitado y abierto. Ella cuestiona la simpatía de sus amigos. Parece estar más arraigada y atrapada en sí misma, es mucho más insegura cuando se trata de preguntas básicas. Al final, ambas son irreflexivas y deben aprender a ver a la otra amiga, cómo es cada una.

RL: Cuando filmaron en la montaña, ¿encontraron alguna dificultad?

AC: Bien, este área es genial y algunas partes son muy salvajes. Esto es muy raro, en realidad, en Alemania. Estuvimos filmando con un equipo pequeño, así que todos tuvimos que echar una mano. Algunos días tuvimos que dedicar más tiempo a caminar y escalar montañas, del que invertíamos para rodar. Pero, afortunadamente, a todos nos encantó esta naturaleza, realmente la disfrutamos allí, incluso, cuando a veces era un trabajo físicamente difícil. Estábamos filmando en la frontera entre Alemania y la República Checa. Los alemanes no nos permitieron filmar en cualquier lado, solo en un área muy limitada. Los checos fueron mucho más abiertos. Pero realmente necesitamos el permiso. Una vez, cuando no trajimos los papeles al plató y la policía checa nos los pidió, tuvimos un problema. Pero tan pronto como tuvimos los documentos en el set, fueron comprensibles y agradables.

RL: Me gustaría hablar un poco más sobre los lugares elegidos para rodar. No hay duda que el paisaje es un elemento clave en la película ya que, paradójicamente, no hace más que aislar a los personajes de la ciudad, del exterior y sirve para enfrentarlas. El paisaje, la montaña, es el motor a partir del cual surgen discrepancias entre ellas. ¿Cómo eligió las ubicaciones?

AC: En primer lugar, las montañas Elbsandstone [se trata de las montañas de arenisca del Elba, que se extienden desde Alemania hasta la República Checa] son un motivo típico para los pintores románticos como Caspar David Friedrich. Es un lugar simbólico para expresar las tendencias de evasión del mundo y la búsqueda de identidad. Así que este lugar fue el escenario perfecto para que nuestras dos mujeres deambulasen, haciéndose preguntas sobre sus vidas. Quería contar una obra íntima, de un modo muy reducido, por lo que buscamos una situación en la que estas mujeres se tuvieran que concentrar en sí mismas y enfrentarse a sus miedos profundos sin conocer a otra persona. Todos sus miedos proceden de su interior. Para resolverlo, tuvimos que aislarlas. Al mismo tiempo, se muestra cómo están tan ensimismadas con ellas mismas que no ven lo que sucede a su alrededor. No son permeables, no permanecen abiertas. Para mí esto expresa cómo están atrapadas en sí mismas, a pesar de estar en un hermoso paisaje. Se trata de ver, ver al otro y ver cómo son las cosas.

Fotograma de Ella und Nell

RL: La película es sencilla y, al mismo tiempo, abrumadora. Desde mi punto de vista, es un bello retrato de la condición humana. Ella permanece desnuda, despojada de argumentos, lo terrenal la abruma, frente a lo espiritual. Nell tiene una forma más distante de ver la vida. Es un retrato de las relaciones humanas… ¿Cree que su película también habla de la idea del desapego emocional, derivado del intervalo de tiempo desde que no se veían?

AC: Por supuesto, también se trata del tiempo, que hace que esta amistad se desmorone. Pero ¿por qué algunas amistades duran mucho tiempo, a pesar de que uno no se ve por años, y otras se desmoronan? He leído un informe sobre la cantidad de semejanzas que una amistad necesita para mantenerse. Si no es suficiente, se desmorona. En Ella und Nell intentamos dibujar un retrato de la brecha social, justo en el medio de nuestras relaciones más íntimas. Ya no tienen suficientes similitudes. A pesar de que ambas buscan respuestas, deben aprender a ver cómo son y no cómo deberían ser. Especialmente, cuando llegan al lugar sagrado, ellas y, especialmente Nell, se dan cuenta de que no hay tantas respuestas en el exterior, sino que se encuentran en el interior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.