Críticas

Alicia o la princesa del nihilismo darkie

Alicia a través del espejo

Alice Through the Looking Glass. James Bobin. EUA, 2016.

Cartel de Alicia a través del espejoYa en la versión cinematográfica anterior de Alicia en el País de las Maravillas (2010), todo el mundo hablaba de una novela que ha asustado, confundido y admirado por más de un siglo, aunque poco quedaba de ella en el filme. Una falta de intenciones claras abocaba a los fanáticos del texto a una pieza que en poco o nada merecía el original. Con Alicia a través del espejo (2016) continúa la engañosa publicidad que se apropia del acervo cultural de esta obra universal para promocionar un producto – en este caso un filme- que sin dudas es un espejo, pero del agotamiento de un director otrora de culto– hoy día convertido en marca estética y enlatado para su mayor consumo y alcance – y del poco tino de la gigantesca multinacional del animado que regenta compañías tan productivas como Pixar, Lucas Films, Marvel o Dreamworks. Y es que estas Alicias superheroínas, desvirtuadas y alteradas en su esencia, en virtud de la normalización del producto, son un atentado cinematográfico plagado de cursilería y falta de originalidad.

Muchas son las adaptaciones que ha tenido la historia de Alicia, pero muy pocas emulan en su factura con la genialidad de Lewis Carroll y su inteligencia lógica y creativa. La adaptación timburtiana de 2010 es una versión libre y falaz que convierte uno de los cuentos juveniles más ingeniosos de la historia de la literatura, en una simplona y manida historia de princesas en pugna y clichés sociales. Seis años más tarde surge esta segunda parte aún más falta de originalidad, donde encontramos menos los rastros de la historia original y más los devaneos de esta mascarada comercial que han sido los dos versiones de Alicia de Tim Burton. Porque seamos sinceros: ¿es James Bovin un replicante de Burton, un plagiador redomado, el personaje que tenía a mano para dirigir esta entrega la productora Disney o, simplemente, la manera de desvincularse de esta película que ideó la Tim Burton Animation Co.?

Fotograma de Alicia a través del espejoAlicia a través del espejo (2016) es un filme totalmente prescindible, un contratipado del filme anterior, al cual le han intentado borrar el copyright, colocando en los mandos a un piloto automático, al que lo estético traiciona. En el aspecto narrativo, la guionista Linda Woolverton –encargada de la versión anterior y guionista de películas infantiles- establece el mismo paradigma. Punto de partida, viaje y regreso en un tono de fábula enriquecedora de aspecto pueril. Alicia (Mia Wasikoswka) regresa del viaje que emprendió al final del filme anterior para encontrarse con los mismos personajes que dejó en tierra. Su coraje y valía quedan demostrados en una escena inicial donde una manida caracterización pretende impresionarnos con una joven Alicia en la más insustancial de las situaciones. Al llegar a su hogar encuentra que su antiguo pretendiente se ha casado, aunque aún le guarda rencor, por lo que intenta destruir sus sueños si su madre -única guardiana de los bienes familiares- lo permite. Alicia vuelve a casa de Hamish y este será el punto de partida para este viaje a través del espejo, donde confluyen igualmente personajes de ambos libros, utilizados como pretexto para otra historia de reinas malas, traumáticas infancias justificadas a golpe de masa real y la salvación del mundo en manos de la joven.

Alicia a traves del espejo fotogramaEl hilo conductor es débil y la progresión narrativa forzada. Muchos personajes de relleno están colocados como un simple apunte que confirma que los escritores conocían las historia que estaban “versionando”. La historia del Sombrerero (Johnny Deep) enfermo funciona mejor como parábola de la postración creativa de Johnny Deep y Tim Burton, que como leitmotiv para que Alicia se embarque en esta lucha contra el tiempo que raya en lo cursi y no está ni someramente relacionado con la historia de esta secuela que Carroll escribiera seis años después del primer libro. Si en el primer texto la noción de tiempo toma una dimensión filosófica y es un personaje lleno de matices, en el filme pierde toda su hechura para quedar en un Sacha Barón Cohen, con sus tipicidades y que no desmerece como siempre, representándose a sí mismo, aunque esta vez conduce a un personaje que el guion deja bastante mal parado. Y es que el verdadero tiempo ha menoscabado el potencial de los integrantes de esta familia creativa que se ha ido desmembrando y cuyos segmentos han ido cayendo, uno tras otro, en la creación acomodaticia y espuria.

alice-glassDestacable en el filme, una dirección de arte colorida y creativa en cuanto a la versatilidad de vestuarios, maquillajes, colores y texturas que se mantiene de la versión anterior, merecedora de varias nominaciones en estos renglones. Un manejo de la cinematografía experto y la música de Danny Elfman con la participación de la cantante Pink, versionando clásicos como el White Rabbit de Jefferson Airplane. Por lo demás, un aglomerado de efectos decadentes, de acciones injustificadas y de personajes baladíes compendian un filme que aniquila la libertad del texto literario, rompiendo con su monótona y mediocre narrativa el carácter truncado del viaje de Alicia, que simplemente abre ojos y oídos a un mundo de fantasía. A diferencia de esta Alicia de Woolverton, la de Carroll no tenía la misión de salvar ningún mundo, sino que por el contrario, ella era la que a través de su capacidad para aprehender la lógica de las cosas y su inventiva debía salvarse de un universo que se mostraba disparatado e ilógico sin tregua. Alicia a través del espejo (2016) confirma y subraya los defectos del primer filme y pone de manifiesto la poca visión y obcecación creativa que ya ha demostrado con creces una compañía productora, cuyo nombre recuerda al único director que ha hecho una versión cinematográfica de Alicia en el País de las Maravillas que supera y merece en su esfuerzo, el texto original.

Trailer:

Ficha técnica:

Alicia a través del espejo (Alice Through the Looking Glass),  EUA, 2016.

Dirección: James Bobin
Guión: Linda Woolverton
Producción: Walt Disney Pictures
Fotografía: Stuart Dryburgh
Música: Danny Elfman
Reparto: Mia Wasikowska, Johnny Depp, Helena Bonham Carter, Anne Hathaway, Sacha Baron Cohen, Michael Sheen, Alan Rickman, Stephen Fry, Timothy Spall, Rhys Ifans, Ed Speleers, Barbara Windsor, John Sessions, Paul Whitehouse, Karol Steele

Gretel Herrera

Graduada del Master en Crítica Cinematográfica de AULA CRÍTICA

 

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios