Críticas

Vivencias paralelas del espíritu humano

Silencio

Silence. Martin Scorsese. EUA, 2016.

Cartel de la película SilencioEsta película tiene que ver con la historia del cristianismo en Japón, que se lee como una verdadera novela de suspenso y de aventura. Comienza hacia 1549 con la llegada de los barcos portugueses y los jesuitas. El más famoso de los misioneros fue San Francisco Javier, quien dio inicio a una época de gran crecimiento cristiano que duró un siglo, llegando a existir cerca de 300.000 católicos en Japón. Sin embargo, desde fines del siglo dieciséis empieza una serie de persecuciones que, finalmente, dan al traste con el cristianismo abierto y permitido. Es famoso el caso de los veintiséis cristianos crucificados y lanceados en la ciudad de Nagasaki.

Hacia 1614, el shōgun Tokugawa Ieyasu, decide expulsar a los jesuitas. Se estima en más de 5000 el número de cristianos asesinados a comienzos del siglo diecisiete. Eventualmente se produjo una rebelión, en la cual más de 30.000 rebeldes, en su mayor parte cristianos, murieron en combates. Después de ello, muchos fueron quemados vivos. Hacia 1630 se produce el extraordinario fenómeno de los cristianos ocultos (conocidos como Kakure Kirishitan), que lograron mantener su fe en la clandestinidad. Ante la falta de sacerdotes, formaron un sistema basado en el ministerio de los laicos. Naturalmente se fueron estableciendo creencias sincréticas con las del budismo y el sintoísmo, pero, aun así, cuando se permitió de nuevo que hubiera culto católico hacia mediados del siglo diecinueve, los nuevos misioneros pudieron identificar cerca de 30.000 cristianos ocultos, todavía practicando a su modo la fe católica, en la región.

Fotograma de Silencio

Es en este contexto de la fe heroica de los cristianos ocultos dispersos en las pequeñas aldeas de las costas de la región de Nagasaki, que transcurre la trama de Silencio, una obra impresionante del gran director Martin Scorsese. Es la historia de dos misioneros que se atreven a viajar al Japón en busca de otro misionero perdido, que fue su maestro y mentor y que se sospecha que ha renunciado a la fe para conservar su vida. Llegan los misioneros a las costas y rápidamente se encuentran con aldeanos cristianos que los reciben con grandes expectativas, cariño y reverencia. En el ambiente de persecuciones que se está viviendo se va desarrollando una extraña historia de lealtad, de sacrificios, de dudas y de traiciones, que se nos cuenta en forma extensa y detallada, abundante en momentos de vivo e insoportable sufrimiento, que penetran en la mente del espectador, agudizados por la extraordinaria fotografía de Rodrigo Pietro y por los tonos húmedos, nebulosos y grises que llenan los espacios. Es el mar un continuo protagonista, un mar de olas impetuosas y de costas rocosas que se ensaña sobre las personas; protagonistas son también las montañas, los bosques y los caminos pantanosos, y el ambiente lluvioso y desolado.

Silence

Silencio es ante todo un recorrido mental, en el cual nos adentramos en los pensamientos de Sebastião Rodrigues, uno de los misioneros, protagonizado por Andrew Garfield. Llega al país como una persona joven y llena de ilusiones, con una fe que se adivina profunda y persistente, capaz de mover montañas y de afrontar los mayores sacrificios y el martirio, si fuera del caso. A medida que se va enfrentando a las experiencias y a las vivencias de las pequeñas comunidades, a medida que atestigua la sencillez y la extraña fortaleza de la fe de esas personas temerosas y ocultas, que hacen frente a las angustias del martirio con esperanza y con extraordinaria valentía, su propia fe se va llenando de nieblas y de asperezas, su mente se inunda de preguntas que no tienen respuesta y de razonamientos sorprendentes, hasta caer en un letargo, en una zona de comodidad que le permite encontrar razones para dejarse llevar, para aceptar que no es capaz de resistir ni de enfrentarse a la dura realidad de las persecuciones y del martirio.

Entonces se genera el silencio, que se convierte en el protagonista de la película. Es un refugio de la mente que se antoja apropiado y coherente con esa nueva sociedad japonesa de creencias budistas y meditacionales, que va absorbiendo y sumergiendo a Rodrigues, y en la cual se encuentra con el antiguo mentor que vino a buscar a estas lejanas islas, el padre Cristóvão Ferreira. Protagonizado por el veterano de varias lides de este tipo, Liam Neeson, Ferreira también se ha refugiado en un práctico silencio que le ahorra experimentar las angustias de la apostasía.

Silencio, de Martin Scorsese

Cobra de nuevo protagonismo la fotografía de Pietro, que se enfoca ahora en los rostros de los dos antiguos misioneros, tratando de auscultar el significado de sus silencios y de sus razonamientos. Los mismos que vamos teniendo los espectadores que, ante la contemplación horrorizada del martirio, quizás van entendiendo que hay posibles alternativas, pero que estas quizás están reservadas para personas de cierta ilustración que son capaces de vivir vidas paralelas conectadas o separadas por la incomunicación. Y establecemos comparaciones con la dura situación de los cristianos ocultos de las humildes aldeas, que no pueden renunciar a su fe ni gozar de la libertad de practicarla. Lo primero porque se sienten profundamente traidores y rechazados entre sí y porque confían en el cielo que los espera cuando mueran por la fe; lo segundo, porque están desprotegidos y menospreciados por los poderosos del país. Entonces deciden igualmente refugiarse en el silencio, en la práctica de una fe callada y duradera, oculta en sus corazones. Silencio ilustrado, silencio humilde. Vivencias paralelas del espíritu humano.

Trailer

Ficha técnica:

Silencio (Silence),  EUA, 2016.

Dirección: Martin Scorsese
Duración: 159 minutos
Guion: Jay Cocks, Basada en Silencio por Shūsaku Endō
Producción: Paul Breuls, Vittorio Cecchi Gori, Barbara De Fina, Randall Emmett, George Furla, Emma Tillinger Koskoff, Irwin Winkler
Fotografía: Rodrigo Prieto
Música: Howard Shore
Reparto: Andrew Garfield, Adam Driver, Liam Neeson, Tadanobu Asano, Ciarán Hinds, Shinya Tsukamoto, Yōsuke Kubozuka, Issey Ogata, Diego Calderón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *