Reducir tamaño texto Aumentar tamaño texto

Cien años de cine japonés

Un clásico infaltable

Por Marcela Barbaro

 Cien años de cine japonés

Cien años de cine japonés (A Hundred Years of Japanese Film)
Donald Richie
Ediciones Jaguar, 2001

Encontrar en una librería Cien años de cine japonés es descubrir un clásico infaltable en la biblioteca de un cinéfilo. La razón de tal premisa es que su autor, el norteamericano Donald Richie, es quien más ha estudiado y escrito sobre la historia del cine japonés. Durante los últimos 40 años, el conocimiento de esta cinematografía en Occidente se le debe, en gran parte, al "decano de los críticos de arte japonés", como afirma la revista Time.

Conservador cinematográfico del Museo de Nueva York, Donald Richie llegó a Japón en 1947, y la atracción por su cultura lo llevó a dedicarse con minuciosidad al análisis del cine japonés desde la perspectiva de la crítica cinematográfica y la realización. Radicado en Japón, comentó a un periodista: "Aquí todo es tan interesante. Cada día tiene algo diferente, algo nuevo: cosas que se pueden hacer, gente que se puede conocer. Uno se despierta todos los días y piensa: ¿qué voy a aprender hoy? Eso es, por supuesto, lo que me ha mantenido aquí".

Su primera publicación en 1959 fue The Japonese Film: Art and Industry, junto a Joseph Anderson. Siguió desarrollando en solitario una prolífica obra literaria sobre el tema, en la que destacan dos obras insuperables dedicadas a Yasujiru Ozu y Akira Kurosawa. Su clásico de viajes The Inland Sea (El mar interior, 1991) fue llevada al cine por Lucille Carra; por esta película ha obtenido varios premios en festivales cinematográficos, así como también el Nacional Geographic Heart Award.

Donald Richie incursionó en el cine experimental con interesantes trabajos en el campo del corto y del mediometraje: Wargames (1962), Atami Blues (1962), Muchacho con gato (1967), Nozoki Monogatari (1967), Cinco filosóficas fábulas (1967), Cybele (1968), Akira Kurosawa (1975). También ha escrito los subtítulos en inglés de las películas Kagemusha (1980) y Sueños (1990) de Akira Kurosawa.

En Cien años de cine japonés el autor hace un recorrido histórico por las circunstancias de la producción de los films; se refiere a cómo se construye un lenguaje propio, mezclando la tradición y la modernidad; muestra la trama del cine y su composición; diferencia los conceptos de realismo en relación a lo representativo, y relaciona la influencia y asimilación del cine occidental a lo largo de la historia del cine japonés.

El libro contiene un glosario de términos japoneses con su correspondiente traducción; un listado alfabético de películas con breves sinopsis e información complementaria, y un índice onomástico.

El prólogo, escrito por Paul Schrader, subraya una de las cualidades del autor: "El impresionante compromiso de Richie, absolutamente único, es que no sólo mantiene al día su historia... sino que, además, en cada nueva obra enfoca su objeto desde un nuevo ángulo, revisa las películas y repiensa sus supuestos, reconociendo que, con la historia, también evolucionan el historiador y sus métodos".

Cien años de cine japonés
es una obra profunda y analítica, orientada no sólo a estudiantes de cine y docentes, sino a todos los amantes del cine japonés que deseen conocerlo ampliamente.

 

Más....

Cinerama (Reseñas) (96)