Críticas

La creatividad se le fue de las manos

Ojalá vivas tiempos interesantes

Santiago Van Dam. Argentina, 2017.

Ojalá vivas tiempos interesantes es el tercer filme del argentino Santiago Van Dam y es, particularmente, su primer largometraje. Reuniendo un reparto que incluye a Benjamín Rojas y Emilia Attias, le da el protagonismo a Ezequiel Tronconi, quien interpreta a Marcos Calvino, un personaje con conflictos existenciales y artísticos.

El escritor Marcos Calvino decide dedicar su vida a lo que más le gusta, escribir. Es decir, ya se dedicaba a eso, pero lo hacía escribiendo para una editorial para niños. El conflicto se presenta cuando Marcos determina que lo suyo son las novelas para adultos y cree conveniente tirar todo por la borda para cumplir con su sueño. Pero ello le presentará serias dificultades, que luego de un salto temporal de cuatro años en los primeros minutos del filme, lo llevarán a un estado total de abandono y sedentarismo que potencian su falta de creatividad y lo sumen en un vacío artístico. Y todo se potencia por una adicción a fumar (y a vender también) flores que él mismo cultiva. Es entonces cuando un amigo le dice que para poder contrarrestar eso, debe salir de su reclusión y salir a “vivir la vida”, dándole el ejemplo de que escritores del estilo de Capote escribían basándose en sus experiencias de vida.

Con mucho de cada género, Ojalá vivas tiempos interesantes explora varios de ellos, logrando distribuir su presentación de una manera muy acertada. Y así es que este filme logra ir mutando sobre la marcha, algo que primero parece que va a ser una aventura, se termina convirtiendo en un crimen al mejor estilo hitchcockiano. Y si no quisiéramos citar a Hitchcock, podemos aludir a la dupla Cohn-Duprat, directores de una excelente película, como lo es El hombre de al lado (2009) ¿Por qué traigo esta película a colación? Champa se comporta de una manera muy similar a la del personaje que encarnaba Daniel Araoz en dicho filme. Y no sólo eso, sino que la interacción entre este tipo de personajes es muy similar, uno totalmente retraído y vergonzoso y el otro, avasallante y energético. Recientemente, la dupla argentina estrenó El ciudadano Ilustre (2016) con una dupla formada por Oscar Martínez y Dady Brieva que actúan de una manera muy similar. Ojalá podamos seguir disfrutando de este tipo de personajes.

Otro aspecto sobresaliente es la fotografía, elemento que resalta los primeros traspiés de Marcos cuando decide rebelarse y lanzarse a lo que cree su propia conveniencia profesional. Mediante planos detalle de las bocas de quienes le dicen cómo debe actuar, nos da la pauta de que le están dando órdenes. Es como un “bla bla bla” constante que el personaje no escucha. También destaca la sensación de claustrofobia que se le imprime, tanto al departamento en el que vive Marcos como al de su vecino Champam, algo esencial para el desarrollo del relato.

Ojalá vivas tiempos interesantes propone una aventura muy atractiva, que a pesar de no moverse de la reducida cantidad de locaciones en las que se halla situada la historia, nos plantea un viaje que va transformando al personaje hacia un desenlace predecible, pero no por ello deja de ser encantador.

Tráiler:

Ficha técnica:

Ojalá vivas tiempos interesantes ,  Argentina, 2017.

Dirección: Santiago Van Dam
Duración: 110 minutos
Guion: Santiago Van Dam
Producción: Río Rojo Contenidos
Fotografía: Enrique Silva
Reparto: Ezequiel Tronconi, Julián Calviño, Giselle Motta, Emilia Attias, Julián Kartún, Benjamín Rojas

2 opiniones en “Ojalá vivas tiempos interesantes”

  1. Hola chicos! Qué linda sorpresa. Les escribe el director, para agradecerle por ver la película, reseñarla… y especialmente la mención a Hitchcock! Lo tuve en mente mientras escribía la película (especialmente la segunda mitad) y pensaba lo siguiente: si el viejo Alfred viviera ahora… ¿qué uso le daría a una minipimer…? 🙂 Gracias chicos… es muy gratificante el ida y vuelta! Abrazos, Santiago

    1. Hola Santiago, un gusto haber reseñado tu película! Lamentablemente no me pude quedar para tu exposición post-función (los horarios apretados del BAFICI no me lo permitieron, tuve que salir corriendo al Village Caballito).
      Definitivamente, el detalle de la minipimer es excelente, pero no lo quiero incluir para no spoilearle nada a nadie. Lo más sobresaliente es que asoma como una peli de aventuras y termina siendo claustrofóbica y hitchcockiana. Te felicito!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *