Series de TV 

Iron Fist

Hace unos años Netflix y Marvel se unieron con el fin de llevar a la pantalla chica toda la saga que involucra el universo de Hell’s Kitchen, un barrio neoyorquino envuelto en la marginalidad, en el que convergen diferentes personajes de la editorial. Cada uno de ellos tiene nombre propio en la casa de Stan Lee y el acuerdo con Netflix propone una serie de presentación individual; siendo que todas juntas confluirán en algo similar a lo que Marvel hizo cinematográficamente con Los Vengadores (The Avengers, Joss Whedon, 2012); su prima-hermana televisiva verá la luz a fines de este 2017 como Los Defensores (The Defenders).

La historia comienza de una manera similar a la del cómic: un hombre que lleva desaparecido diecisiete años, aparece repentinamente deambulando por las calles de Nueva York como vagabundo. Pero no es cualquier homeless, se trata de Danny Rand (Finn Jones), hijo de un multimillonario que enfrentara la muerte en los Himalayas. Danny y su familia son dados por muertos en ese suceso, lo que posibilita que el otro socio de la empresa, Harold Meachum, se convierta en su director. Pero al morir, los dos herederos son sus dos hijos, Ward (Tom Pelphrey) y Joy (Jessica Stroup), amigos de la infancia de Danny. El primer nudo se desarrolla a través de esta problemática, en la que Danny regresa para recuperar la parte accionaria que le corresponde de la empresa. Luego de haberse resuelto esta cuestión, Danny y los Meachum se ven envueltos en una trama que involucra narcotráfico y una antigua disputa con un grupo mafioso denominado La Mano, mientras que a través de los diálogos (no precisamente los del protagonista), se nos va narrando cómo hizo el pequeño Rand para convertirse en Iron Fist aunque nunca se nos cuente qué motivó a Danny a regresar.

A Finn Jones quizás lo conozcamos un poco más como Loras Tyrell, su personaje en Juego de Tronos (Game of Thrones, David Benioff y DB Weiss, 2011- ), que hasta el momento era lo más destacado de su carrera. Jones encuentra un buen balance para encarnar tanto a Danny Rand y a Iron Fist. Pero su personaje requiere un aspecto mucho más rudo y agresivo que la bella inocencia que presenta en Juego de Tronos, algo que logra en un buen nivel. Por otro lado, Jessica Henwick da vida a Colleen Wing, una sensei que tiene un Dojo y que se convierte en la compañera de aventuras de Danny. Compañera tanto en la vida actoral como en la ficción, Henwick también participó en la serie ambientada en Westeros. Vuelve a aparecer Claire Temple (Rosario Dawson), personaje que ya apareció en todas las otras series de Los Defensores, como en el caso de Daredevil, ayudando con sus trabajos de enfermería a los héroes heridos.

Lo mejor de la serie es, sin duda alguna, la actuación de Tom Pelphrey, que da vida a Ward Meachum. En los momentos de mayor locura de su personaje, Pelphrey se compenetra mucho con su rol y logra con gran altura transmitir la sensación que requiere la interpretación de Ward. Pero ello le da mayor relevancia a la historia de Joy y Ward y la empresa, cuando lo más importante de la serie es la historia del Iron Fist.

Teniendo en cuenta que Netflix y Marvel nos prometieron el estreno de Los Defensores (que reunirá a Daredevil, Jessica Jones, Iron Fist y Luke Cage) hacia fin de año, la serie de Puño de Hierro nos deja algunos interrogantes respecto al mismo. Sin dudas, la más fuerte y consistente de todas las historias es la de Daredevil, así que es muy probable que la serie del abogado ciego sea el fuerte del lanzamiento que juntará a todos en una misma aventura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *