Críticas

Bacalaureat

Cristian Mungiu. Rumania, 2016.

Festival de Cannes – 69ª Edición – 2016

Premio Mejor Dirección ex-aequo. Sección Oficial

Bacalaureat, cartelDos de los máximos exponentes de la llamada nueva ola de cine rumano confluían dentro de la sección oficial del festival: Cristian Mungiu y Cristi Puiu, quienes han hecho del cine social su compromiso. Sus relatos poseen un realismo pleno y exponen la situación de una Rumanía que, en muchos aspectos, aún no ha dejado atrás los efectos del régimen comunista.

El paso de Mungiu por el Festival de Cannes, dentro de la Sección Oficial, no ha podido ser más gratificante. En el año 2007 ganó la Palma de Oro con 4 meses, 3 semanas, 2 días, una de las obras más importantes del cine rumano más reciente. En el año 2012, con Más allá de las colinas, ganó el premio a Mejor Guion y en esta edición ha sido galardonado con el premio a la Mejor Dirección (ex aequo). Con Bacalaureat realiza un retrato intrincado y lleno de matices que desborda honestidad, en el que de nuevo la controversia moral es el epicentro que trasciende a las diferentes temáticas que componen el filme. Mungiu denuncia la manera en que la corrupción está asentada en la sociedad rumana, desde los detalles más insignificantes de la rutina diaria, como parte de un comportamiento humano, aceptado como natural, que siempre comienza a individualmente y que constituye la semilla de las grandes corruptelas.

Romeo es un médico respetado y reconocido, que vive con su mujer, con la que mantiene la relación cordial de un matrimonio roto, pero unidos por la hija que tienen en común. Eliza tiene dieciocho años y se encuentra en un momento decisivo en su vida, a punto de realizar los exámenes finales de graduación, que le permitirán optar a una beca de estudios. Romeo es un padre protector, que quiere que su hija tenga acceso a las mejores opciones para su futuro profesional, lo que para él pasaría por continuar los estudios en Londres. Una de las mañanas previas a los exámenes, Eliza sufre una agresión que pondrá en peligro el buen resultado de los exámenes. Romeo hará todo lo que está en su mano para que este incidente no eche por tierra el futuro de su hija. La necesidad de salir de una Rumanía para optar a una vida con posibilidades es otro de los aspectos que Mungiu plantea en el filme.

Escena de BacalaureatEn el comienzo de la película, una piedra colisiona contra la ventana de la casa de Romeo, una amenaza desde el exterior que parece ser el precursor de la crisis familiar que venía desarrollándose en silencio desde hacía mucho tiempo. Mungiu nos acerca a la ruptura de la cotidianidad de una familia, cuando los intereses paterno-filiales entran en conflicto. La sobreprotección se vuelve un arma de doble filo y las buenas intenciones se trasforman en perjuicio.

Bacalaureat contiene un relato, narrativamente, muy sólido que se centra en la depresión colectiva en la que se encuentra Rumanía, desde lo familiar e individual. Una de sus grandes virtudes es contar con las magníficas interpretaciones de Adrian Titieni y Maria Dragus -quien dio vida a la hija del pastor en el filme de Haneke, La cinta blanca (2009)- que potencian la gran cantidad de planos con carácter íntimo, centrados en las facetas emocionales y psicológicas de los personajes.

 

Ficha técnica:

Bacalaureat ,  Rumania, 2016.

Dirección: Cristian Mungiu
Guión: Crisitian Mungiu
Fotografía: Tudor Vladimir Panduru
Reparto: Vlad Ivanov, Maria-Victoria Dragus, Ioachim Ciobanu, Adrian Titieni, Gheorghe Ifrim, Emanuel Parvu, Valeriu Andriuta, Claudia Susanu, Adrian Vancica, Liliana Mocanu, Lia Bugnar, Tudor Smoleanu, Andrei Morariu, Rares Andrici, Constantin Cojocaru, Robert Emanuel

África Sandonís

 

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios