Reseñas de festivales 

Virgin Tales

Otro film de la selección Appellations Suisse y otro tema polémico traído por los suizos.

Virgin Tales es un documental que se realizó durante dos años junto a la familia Wilson: un matrimonio norteamericano evangélico cristiano con siete hijos (dos varones y cinco mujeres). Los jóvenes tomaron voto de castidad hasta encontrar una pareja con quién casarse y formar una familia. También decidieron guardar su primer beso para la ceremonia de casamiento.

La directora suiza se vio inspirada por las estadísticas que muestran que una de cada ocho jóvenes en los Estados Unidos decide llegar virgen al matrimonio. Los números también indican que cuando tienen relaciones sexuales son menos propensas a utilizar profilácticos, encontrándose más expuestas a enfermedades venéreas y a la maternidad no planificada.

El hilo del relato está mayormente a cargo de una de las hermanas, exactamente la del medio, que espera pacientemente la oportunidad de casarse. Sus hermanos mayores ya formaron una familia y los menores son todavía muy jóvenes para abandonar el hogar de los padres.

La castidad en estos días nos puede parecer una opción ridícula, y muchas de las escenas del documental llegan a ser cómicas para la audiencia. Pero logra mostrar problemas mucho más graves de estas sociedades fanático-religiosas. La hija del medio es una mujer inteligente y emprendedora, pero ella misma está convencida de que es una pérdida de tiempo una educación universitaria, porque quiere dedicar completamente su vida a un marido e hijos.

El hermano varón casado y su esposa están convencidos de que su matrimonio nunca puede fracasar. De la misma forma que ellos aman a Dios, están obligados y comprometidos a amarse entre sí por siempre. Al escucharlos hablar se los ve como dos jovencitos que ni se conocen, cumpliendo el mandato que les ha tocado vivir.

El documental también trae a la mesa el tema de la educación en los hogares, y muestra el gran material que esta gente tiene a su disposición en Estados Unidos. Por ejemplo libros especializados en negar la teoría de la evolución de Darwin.

¿Qué clase de jóvenes se están educando si se les prohíbe ir a una escuela, tener un novio y compartir un romance? A las mujeres se las educa para ser esposas y madres, y a los hombres se los prepara para ser soldados, como una suerte de continuación de guerra santa en la lucha contra el terrorismo.

A las mujeres jóvenes se las prepara a aceptar la pérdida de sus maridos en la guerra, porque esa sería la decisión de Dios. Lo que queda sin respuesta es ¿qué pasa con esas mujeres jóvenes, viudas, desfloradas, sin una preparación profesional, una vez que Dios se lleva a su marido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *