Wes Anderson vuelve en la misma línea que Moonrise Kingdom (2012) con El gran hotel Budapest; tras el éxito de Sin identidad, el director Jaume Collet-Serra y el actor Liam Neeson vuelven a trabajar juntos en este thriller, Non-Stop (Sin escalas), y por último, Neil Jordan nos trae un thriller de terror adictivo e inventivo con Byzantium.

 

El-Gran-Hotel-Budapest

Trenes cremallera escalando con precisión paisajes alpinos, conserjes con buena mano para la consolación de bellas damas, pinturas renacentistas dadas en herencia y una Europa soñada a punto de sumergirse en el caso son algunos de los ingredientes que ha utilizado Wes Anderson en El Gran Hotel Budapest, su última filigrana de miniaturista, un lugar de la imaginación y ensueño. Gustave H. (Ralph Fiennes), un conserje de un fastuoso hotel europeo toma bajo su regazo a un joven empleado, Zero Mustafa (Tony Revolori) y lo convierte en su protegido. El robo de una valiosa pintura renacentista y una herencia millonaria harán que el clima prebélico acabe de estallar.

En Non-Stop, Collet-Serra y Neeson elevan la fórmula de Sin identidad (2011) a 10.000 metros y al encierran en un avión con una tripulación de primera clase: Julianne Moore, Lupita Nyong´o o Corey Stoll. En esta ocasión, Neeson es un oficial del ejército que, en un vuevlo entre Londres y Nueva York, recibe los mensajes de un desconocido que amenaza con asesinar a un pasajero de su avión cada 20 minutos.

El irlandés Neil Jordan regresa al cine de vampiros con esta melancólica historia de amor materno-filial de aires góticos, protagonizada por Gemma Arterton y Saoirse Ronan, Byzantium. Dos misteriosas mujeres, madre e hija, llegan a un solitario resort costero llamado Byzantium. Con ellas viaja un terrible secreto: nacieron hace 200 años, y se alimentan de sangre humana.

byzantium

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *