Críticas

Lo imperfecto de los maestros

Jimmy’s Hall

Ken Loach. Reino Unido, 2014.

Cartel de la película Jimmy's HallReflexionar sobre la obra de Ken Loach es colocar el cartel de cine social. Es un estigma, no sé si mejor o peor para el señor Loach, pero es así. Estas son las delimitaciones, a veces acertadas y otras no tanto, con las que la crítica, mayestáticamente hablando, intenta indagar en la obra de un autor. Los juicios no son malos, ejercen de puntos de partida y nos ayudan a estructurar. El peligro viene cuando los adjetivos se convierten en férreas sentencias sobre un director, una película o, me atrevería a decir, de todo lo que nos rodea. Ken Loach sabe muy bien dónde poner la cámara y qué historias contar. Quiere, puede y, aunque el resultado varíe su estilo, sus formas son reconocibles.

Jimmy’s Hall nos acerca a la figura de James Gralton, un activista de izquierda que regresa de Estados Unidos a su pueblo natal, en Irlanda, para ayudar a su madre en el mantenimiento de la granja familiar. Allí se encontrará con todo aquello que dejó y apenas ha cambiado, incluido sus amigos, que insistirán para que Jimmy vuelva a abrir el centro social que en otros tiempos fue sala de baile, rincón de lectura y lugar de reunión para los vecinos del pueblo y sus alrededores.

Escena de la película Jimmy's HallLoach tampoco se despega de la realidad en esta película, aunque en este caso, como ya ocurrió en El viento que agita la cebada, prefiere echar la vista atrás para llevar a las pantallas la vida del activista James Gralton. Jimmy es la figura central del filme, un hombre con gran compromiso político, sin radicalismos descerebrados y con ganas de mejorar su comunidad. Su vuelta y la reapertura del salón consigue que los viejos opositores y enemigos reaviven un odio que, pese a haber pasado una guerra civil y tras unos cuantos años de por medio, nunca enterraron.

Sin entrar a cuestionar ni a valorar la adaptación más o menos verídica de historias y personajes, la cinta se mueve en un terreno pantanoso lleno de dicotomías y moralejas que a veces resultan evidentes. Jimmy y aquellos que le apoyan chocarán una y otra vez con las intransigencias del poder, representado en los terratenientes y la iglesia. Una dualidad que, de lo manoseada que está, necesita de algún revés narrativo para no caer en tópicos una y mil veces contados. En este filme, el posible contrapunto, porque necesitaría más minutos, lo encarna el joven cura crítico y favorable al diálogo frente a las artimañas del poder eclesiástico. Y es en este aspecto, el de los personajes, donde la falta de desarrollo y de profundización opera en detrimento del conjunto de la película.

Baile en Jimmy's HallTodo lo anterior socava, minuto a minuto, un relato que plantea interesantes cuestiones como la emigración, el compromiso social o la lucha para mejorar el mundo, aunque sea el más cercano. La huella de Ken Loach es evidente, pero no tiene nada que ver con la fuerza y el impacto de trabajos anteriores. Lo previsible y la sensación de ver algo que, sin saber dónde, ya está contado es una constante a lo largo de toda la cinta. Aunque, todo sea dicho, no sé si gracias la simpatía por este autor, el metraje se hace llevadero y la historia se deja ver con facilidad, que no es poco. Abandonen esta película si no han visto nada más de Loach, hay joyas con su firma realmente interesantes.

Jimmy's Hall, fotogramaEl nombre y la fama, en algunos casos, no te lo dan todo. Y menos mal. El realizador británico hace ya mucho tiempo que se hizo un hueco en la Historia del Cine y su talento y maestría están más que probadas. La perfección es una cualidad reservada a todo aquel que no sea humano y Jimmy’s Hall es una prueba de ello. Es en esa verdad donde reside uno de los aspectos más interesantes del arte, y de la vida.

Tráiler:

Ficha técnica:

Jimmy’s Hall ,  Reino Unido, 2014.

Dirección: Ken Loach
Guión: Paul Laverty
Fotografía: Robbie Ryan
Música: George Fenton
Reparto: Barry Ward, Simone Kirby, Andrew Scott, Jim Norton, Brian F. O'Byrne, Francis Magee, Karl Geary

Alberto Pascual Pérez

 

Un comentario para “Jimmy’s Hall”


Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios