Críticas

Las complejidades de la vida sencilla

Amazona

Clare Weiskopf . Colombia, 2017.

Cartel de la película AmazonaEsta es la historia de dos mujeres. Valerie, la madre, y Clare, la hija. Val es un ser absolutamente único e irrepetible, que ha vivido su vida a su propio estilo, transitando todos los senderos de la libertad y de la individualidad, sin dejar por ello de ser un ser sensible, amoroso por naturaleza, de corte humanista y ecológico, incluso comunitario. Pero comunitario en cuanto significa compartir su invencible individualismo con otros aventureros y exploradores de calibre semejante. De origen irlandés, se enamora de un colombiano, con quien se traslada a Colombia, luego de varias vivencias y aventuras que insinúan que ha conseguido la pareja ideal, con quien puede compartir su especial singularidad y con quien tiene hijos. Ya en Colombia se enamora del país, pero se desencanta de su pareja, cuando esta se muestra cada vez más como un típico hombre latino, de inesperado corte casi tradicional y ella se va convirtiendo en un ama de casa. Sobreviene una tragedia personal con una de sus hijas y ella lo abandona todo, se vuelve exploradora trashumante de sí misma y se adentra en las selvas, tiene otros amores y otros hijos, Clare y su hermano Diego.

Han pasado tres décadas y Clare es ya una mujer mayor, a punto de dar a luz. Su hermano está agobiado por distintas crisis. Clare decide que debe confrontar a su madre y nos cuenta en esta película documental, filmada junto a su padrastro Nicolás, todas estas cosas, incluyendo lo que sucede cuando se enfrenta a su madre, tratando de inquirir qué ha pasado por la mente de esta mujer aguerrida, tan sensible y tan independiente a la vez, enamorada fieramente de las selvas y de la vida libre y sencilla, pero capaz de liberarse de las preocupaciones (y de los deberes) relacionados con sus propios hijos.

Fotograma de la película colombiana Amazona

Al realizar este filme, es bastante evidente que Clare siente un amor grande y una especial admiración por su madre, pero también muchas preguntas y dudas, sentimientos que se avivan ante su propia maternidad cercana, ante el hecho de que ella es una mujer que debe asumir posiciones claras ante su vida. Es impresionante el testimonio que comparte Clare con los espectadores, cuando se atreve a desnudar todas estas inquietudes y vivencias en un filme al natural, que pareciera ser hecho sin mayores ensayos o intentos de actuación. Aunque no se trata de un trabajo superficial. Hacerlo ha tomado más de cinco años. Se empezó a rodar en 2012 y se financió con ayuda de fondos recogidos en un proceso de crowdfunding, logrando, sin duda, un hermoso y creativo aporte al cine colombiano.

Deseo resaltar en este filme cinco aspectos notables. Los dos primeros y más obvios están relacionados con su nombre mismo, Amazona, que se puede interpretar en dos sentidos. Por una parte, se refiere a las regiones selváticas colombianas de la cuenca del gran río Amazonas, llenas de desafíos, de misterio y de belleza, en las cuales un ser humano como Val puede encontrar una completa cercanía con la naturaleza. Pero si se trata de alguien acostumbrado de alguna forma a la vida educada y civilizada, esto va a ocurrir en un ambiente como el que se nos muestra en la cinta, donde habrá ciertos compromisos, ciertas concesiones y aceptaciones hacia la modernidad, cierto empleo de herramientas de la cotidianidad doméstica urbana. Es decir, Val no es una criatura salvaje, un simple animal humano natural; sabe vivir de forma valiente y sencilla, a pesar de su edad avanzada, pero civilizadamente, con un mínimo de utensilios y de administración y orden. En otros sentidos, ella es una mujer amazona, que ya no necesita de hombres, los cuales fueron buenos para el logro de la descendencia, pero que estorban cuando se trata de vivir en completa libertad. Da la impresión de que Clare siente inquietudes semejantes y de que se acerca a su madre, ahora que va a experimentar su maternidad, con la secreta esperanza de adquirir conocimientos refinados sobre lo que significa ser mujer libre y madre a la vez.

Amazona, imagen

Un tercer aspecto es el de las búsquedas personales, también evidentes cuando se trabajan temas documentales, las cuales se describen a base de menciones y recorridos por las vidas de los personajes. Con varios y acertados cuadros y pinceladas, basados en fotografías y en filmaciones, la directora se nos muestra como una excelente investigadora de la vida de su madre, sin tener que recurrir excesivamente a entrevistas ni a apuntes, de tal manera que vamos entendiendo, visualizando y casi prediciendo los episodios de la vida de Valerie, de sus hijos, de sus parejas y de los lugares donde vivió. Ella se nos hace cercana, logramos así apreciar esas miradas y esas actitudes de irlandesa, de cara pecosa y decidida, transportada a estas tierras tropicales tan distintas y tan desafiantes, que la transforman, pero sin que se pierda su identidad. Búsqueda que también es la de la directora y la del fotógrafo, que nos dejan ver en su trabajo, tan consciente y tan estético, como se van encontrando a sí mismos al observar con detalle a Valerie.

Otro asunto es el del enorme misterio de las relaciones entre hermanos y entre padres e hijos. ¡Cuántas posibilidades existen, cuántos senderos se pueden transitar, cuántas preguntas que no se hacen y cuántas preguntas que se contestan con las actitudes más que con las palabras; cuántos diálogos inacabados y cuántas oportunidades que no se exploran! En este sentido, podría decirse que Amazona es un llamado a documentarse, a relacionarse, a hacerse preguntas, a aproximarse a los orígenes, a no ser indiferentes a todas esas riquezas que existen en las relaciones con los padres, y, ante todo, con las madres.

Finalmente debo señalar, como observador frecuente del cine colombiano, que este filme es una evidencia de la madurez creciente, de la calidad que va adquiriendo, encontrando esos espacios que combinan el encanto y la magia de las riquezas de su naturaleza salvaje y tropical, con las vidas de las personas que lo humanizan con sus presencias y sus vivencias, explorando las complejidades de la vida, que oscila entre las atracciones de la sencillez y la dificultad.

 

Tráiler:

Ficha técnica:

Amazona ,  Colombia, 2017.

Dirección: Clare Weiskopf
Duración: 80 minutos
Guion: Clare Weiskopf, Nicolás Van Hemelryck, Gustavo Vasco
Producción: Nicolás Van Hemelryck
Fotografía: Nicolas van Hemelryck
Música: Camilo Sanabria
Reparto: Valerie Guarnizo, Clare Weiskopf, Diego Weiskopf, Nicolas van Hemelryck, Noa Van Hemelryck Weiskopf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *